8 claves de la decoración en el diseño de interiores

Contrariamente a lo que se piensa, la decoración en la arquitectura de interiores no es solo mobiliario. Existen otros muchos recursos destinados a embellecer los espacios que son la base de la gestación de todo proyecto de interiorismo. Conózcámoslos.

Una  de las cosas positivas de escribir artículos para un blog para quienes nos dedicamos a profesionalmente al interiorismo, es que nos obliga reflexionar sobre lo que hacemos, ordenar ideas, perfilar conceptos, investigar y aprender sobre la actividad diaria en nuestro estudio. Es un ejercicio que nos obliga a plantearnos y a ver las cosas desde la perspectiva del público y el cliente, haciéndonos las las mismas preguntas que ellos.

Incluso las personas que pasan el día devorando revistas, siguiendo blogs, participando en foros y buceando en la red buscando las últimas  tendencias a la caza  de tips y consejos, creen que el interiorismo y la decoración son la misma cosa. No es así.

Diferencias entre decoración e interiorismo

Una vez más vemos que la proximidad e interconexión de disciplinas hace que los conceptos se entremezclen y se confundan. Veamos por tanto en qué se distinguen:

Decoración. Es el arte de conjugar los elementos que se utilizan para vestir y adornar el interior de una casa, siguiendo un criterio estético y un estilo o mezcla de estilos. Es importante resaltar que el decorador compone su visión del conjunto a partir de un espacio acotado y ya definido, adaptándose al mismo: distribución, luz, alturas, superficie, materiales empleados en la construcción, acabados, etc.

 

decoracion-en-proyecto-de-arquitectura-interior-madrid-dimensi-on

 

La labor del decorador está fuertemente vinculada al mundo del mueble y del textil, aunque también utiliza otro buen número de recursos. Como profesional no es sólo un comercial que maneja un catálogo de mobiliario sino que posee un perfil y una sensibilidad para dotar a los espacios de una coherencia, basada en la disposición y coordinación de los elementos de los que dispone.

Interiorismo. Consiste en crear y diseñar un espacio totalmente nuevo pensando en la funcionalidad, la habitabilidad y la estética. Implica una visión más integral que queda plasmada en el diseño de un proyecto. En su desarrollo se  erigen modifican o alteran los elementos estructurales de los espacios, como eliminar tabiques, bajar techos o cambiar suelos.

Durante el transcurso de obra se incorporan todos los elementos del proceso de reforma siguiendo un estudiado dictado estético. Por eso se llama arquitectura de interiores ya que es equivalente a construir dentro de lo ya construido.

Bien sea desde cero en un proceso de una reforma integral o en la obra de un inmueble totalmente vacío, a decoración es la última de las disciplinas que el interiorista aborda durante el proyecto, como culminación a su trabajo. Desde el momento mismo de la primera medición y desde que se dibujan los bocetos que darán lugar a los planos, ya se tienen presentes los elementos decorativos y su cohesión aunque el proyecto se encuentre una fase embrionaria.

La decoración de interiores a cargo del interiorista es por tanto el colofón de su tarea. Es la parte más visible, aquella que engalana y ennoblece su trabajo.

 

ptoyecto-decoracion-de-interiores-sal%c2%a6n-en-madrid

 

Aunque su cometido es el interior de la vivienda no dejará ningún detalle al azar, de manera que también abarca el exterior si es necesario. Así sucede con la integración de fachadas en el caso de los negocios o los emplazamientos visibles como la azotea de un ático, el patio de luces de una casa, la terraza de un piso o el porche de un chalet.  Allá donde abarca la vista y como parte de la zona habitable de una vivienda, llegará en su planificación y desarrollo el trabajo del interiorista en materia de decoración

Elementos decorativos en un proyecto de interiorismo

Las claves y por tanto los recursos de los que se vale un estudio en la decoración de interiores.

1. Mobiliario.

Se pueden combinar tanto muebles hechos a medida como modelos ya existentes en el mercado. Las ventajas de los trabajos realizados ex profeso normalmente por un ebanista, es que permiten aprovechar al máximo los espacios así como dotar al proyecto de una identidad propia a través de la personalización.

 

2. Iluminación

Ya hablamos ampliamente sobre el papel trascendental de la luz en el post “Plano de iluminación, el alma de los proyectos decoración”. Su uso es una de las herramientas más potentes con las que se trabaja en los estudios de interiorismo. La elección de lámparas y luminarias no es solo una cuestión de lúmenes sino también de estética. Su forma, diseño y su línea han de ir en consonancia con la decoración. La oferta y variedad de productos en el mercado es tan abrumadora en cantidad y calidad que no es una elección fácil.

 

decoracion-de-interiores-proyecto-de-iluminacion-y-lamparas

 

3. Decoración textil.

Incluye tanto tejidos como los trabajos de tapicería y confección para su procesado y elaboración. También se incluye en esta categoría el producto acabado que no se realiza a medida, así como las alfombras. No hay duda acerca de la importancia mayúscula de las telas en la decoración y no solo por como visten el entorno, sino también por aspectos como el control de la luz o el aislamiento acústico, entre otros muchos beneficios y aportaciones.

4. Pintura y papel pintado.

El color y los motivos de las paredes son la base sobre la que se articula en buena medida la decoración de un espacio. El interiorista juega con la paleta cromática haciendo uso de aquellas tonalidades que van a marcar la pauta y el ambiente de una casa, un local comercial o una oficina. Una elección inteligente es una guía para coordinar el resto de los elementos ornamentales. Y no sólo los colores sino también los materiales, el acabado y la técnica empleada por pintores y empapeladores son muy importantes.

5. Atrezzo.

Es lo que también se conocen como adornos o complementos. Son aquellos elementos dispares cuya sabia conjugación ponen las pinceladas finales y aportan personalidad la decoración. Abarca todos los enseres imaginables: marcos de fotos, cuadros, velas, jarrones, relojes, cristalería, porcelana, antigüedades…

 

plano-proyecto-reforma-estudio-de-interiorismo

 

6. Elementos de obra y constructivos.

El manejo de diferentes materias primas y sus técnicas pueden ser un elemento de decoración como tal. Desde la elaboración de trabajos en escayola creando un artesonado clásico o moderno, pasando por los estucos en paredes hasta el hormigón visto y su encofrado, son recursos muchas veces infravalorados para decorar con un gran peso específico.

7. Materiales.

El estilo y acabado de los materiales son fundamentales en la estética final de toda obra o reforma. El el diseño de los sanitarios en un aseo, pasando por el metal y cristal de una barandilla a la tarima del suelo y su barniz, son del todo determinantes en una perspectiva de conjunto.

8. Plantas.

Además de sus múltiples beneficios que hacen de nuestro hábitat un entorno más saludable, su belleza y calidez contribuyen a ambientar haciendo de las estancias lugares más agradables. Ya sean unas macetas, un jarrón con unas flores, un pequeño invernadero con hierbas aromáticas para la cocina o un jardín vertical en un proyecto de paisajismo interior, su inclusión tiene la belleza incontestable de lo natural. Ahora bien, es importante escoger aquellas especies que mejor se adapten al clima y que, por su línea apariencia, vaya en consonancia con el resto de la decoración.   

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.