Qué es un proyecto de interiorismo y para qué sirve

Si te enfrentas a una obra o reforma es posible que te estés planteando solicitar los servicios de un estudio para el diseño de un proyecto de interiorismo . Si dudas entre acometer semejante empresa tú solo o bien pedir un presupuesto para saber cuánto cuestan los servicios de un profesional de arquitectura interior, te invitamos a que nos acompañes.

En qué consiste un proyecto

Es el análisis, diseño y planificación para la creación de un espacio interior, ya sea un hogar o para el desarrollo de una actividad comercial o laboral. Es por tanto una memoria en la que mediante planos, simulaciones y descripciones detalladas, se conceptualizan y se plasman la distribución, la funcionalidad y la decoración de la estancia o conjunto de estancias.

Su finalidad última es servir de guía para la correcta ejecución de la obra, siendo ésta dirigida o no por el propio estudio. El cliente puede encargar y pagar por la “idea” a un interiorista y también que éste asuma o no, la dirección y tutelaje de todos los pasos del proceso. Así, lo que refleja el proyecto se transformará en una realidad palpable.

Comprende por tanto lo que podríamos definir como la autoría intelectual y el conocimiento técnico necesario para su ejecución.

La labor del interiorista

Como especialista su cometido es brindar apoyo y asesoramiento profesional. Hay que tener presente que el cliente no tiene la obligación de conocer los entresijos de una obras o reformas. Por eso acude a  acude a un experto.

Entre sus atribuciones en la elaboración de un proyecto de interiorismo están:

  • Aportar soluciones, ideas y alternativas. No existe la vía muerta ni el escollo insalvable.
  • Saber decir no al cliente cuando algo no es viable. Es una obligación y forma parte de la ética profesional argumentar la imposibilidad de llevar a cabo depende qué cosas, argumentando y planteando opciones adicionales.
  • Buscar un equilibrio entre lo estético y lo práctico.
  • Ahorrar tiempo y dinero. El proyecto debe contemplarse como una inversión, no como un incremento en el presupuesto. Si tenemos en cuenta las ventajas de un plan de ruta trazado por un profesional, evitaremos muchos quebraderos de cabeza.

 

medicion-proyecto-interiorismo-en-obra

 

 

¿Por qué debo contratar a un estudio de interiorismo?

La decisión es enteramente tuya. Pero por el mismo motivo que cuando tenemos un problema con nuestro coche acudimos a un taller o o cuando padecemos una caries vamos al dentista, las obras y las reformas implican un grado de complejidad muchas veces infravalorado. De hecho, su ejecución suele causar bastante estrés con lo cual no resulta extraño que quienes ya han pasado por la experiencia y se han lanzado a la piscina en solitario, al final desearían haber acudido a los servicios de un profesional.

En un próximo post, hablaremos en profundidad sobre los fases de un proyecto de interiorismo, pero por ahora veamos los criterios que siguen los estudios:

  • Estética. La arquitectura de interiores se rige por criterios estéticos El interiorista crea un microcosmos equilibrado entre los diferentes elementos visuales. No es sólo decoración (hablaremos sobre las diferencias de interiorismo y decoración en otro post), sino que va más allá de la mera ornamentación. Los últimos detalles y los acabados son parte de un todo global que ha de tener tenido en cuenta desde la génesis misma del proyecto
  • Cálculo espacial. Parece una obviedad pero no lo es. Un interiorista tiene los recursos y la visión para aprovechar al milímetro las posibilidades que brinda cada lugar. Desde eliminar a los espacios muertos hasta proporcionar la mayor amplitud visual posible. Es algo que requiere de entrenamiento y donde la experiencia juega un papel determinante.
  • Aprovechamiento de los recursos. No todo es entrar con pico y pala. Si el espacio tiene opciones que pueden aprovecharse o reconvertirse, lo inteligente es ver la manera de integrarlas.
  • Lo que se ve y lo que no se ve. Hay multitud de pequeños detalles que se escapan a un ojo no entrenado. Un arquitecto de interiores se anticipa y prevé posible inconvenientes. Para entenderlo mejor, es como si hablase con el entorno sobre el que va a trabajar. Debajo de ese falso techo pueden encontrarse unas vigas en madera originales del edificio o un suelo en azulejos del principios del siglo pasado oculto tras una moqueta, que quizá convendría recuperar e integrar en el contexto de la obra.
  • Elección de materiales. Además de estéticos, los materiales tienen que resultar prácticos, eficientes y adecuados a factores como el uso, el tránsito o la actividad de una casa, un negocio o un workspace. Un profesional está familiarizado con diferentes productos, las últimas novedades que salen al mercado y así como las más rabiosas tendencias.También conoce y sabe interpretar sus características técnicas, seleccionando aquellas materias primas más apropiadas.

Personalización de los espacios: uso y actividad

Existe un denominador común pero también hay matices particulares a la hora de plantear el diseño de un proyecto de interiores. La esencia y el planteamiento no puede ser un estándar si se trata de una casa, un local comercial o un despacho. Cada espacio posee unas características y necesidades propias, que lo hacen único:

 

proyecto-de-interiorismo-tienda-dimensi-on-arquitectura-interior

 

Viviendas. 

No es lo mismo la reforma completa de de un un apartamento que la de un loft. No se se pueden aplicar los mismos criterios en una casa de diseño que en la buhardilla de un edificio protegido. Se cuál sea el estilo arquitectónico, el año de construcción o el estado interior del inmueble,  todo proyecto se concibe y plantea  siempre desde la premisa de la habitabilidad y el confort.

Negocios.

Un bar, restaurante o un local de afterwork pertenecen todos al sector de la restauración, pero tienen públicos y clientelas muy distintas. Un local comercial debe ser tenido en cuenta por el interiorista como el lugar en el que se venden productos y servicios. Empleados y clientes deben sentirse en un entorno favorable, un hábitat que sea además una extensión de la identidad y la imagen de la marca.

Espacios de trabajo o workplaces.

Las empresas (grandes o pequeñas) e incluso los trabajadores por cuenta propia, cada vez prestan mayor atención a sus lugares de trabajo. No es solo una cuestión en busca de una mejora de la producción y el rendimiento, también son un amplificador de la imagen que la compañía transmite de puertas afuera. Un escaparate al mundo en el que la imagen que se proyecta es decisiva para diferenciarse de la competencia

Diseño de un proyecto

Una de las ventajas de contar con los servicios de un interiorista, es que desde el primer momento el cliente tiene la posibilidad de ver materializados las ideas y consejos, lanzados el profesional. La representación gráfica queda plasmada y se puede ver desde los estadíos previos, el proceso de la obra y la entrega de llaves.

Bocetos.

En una primera visita para conocer el espacio, la formación de un arquitecto de interiores le permite realizar un dibujos a mano alzada. Ese primer bosquejo sobre un papel puede darte una impresión sobre la capacidad y las primeras sugerencias que sobre el terreno, se derivan de una primera medición. Estos esquemas pueden incluir medidas, anotaciones y representan el punto de partida a partir del que empezar a diseñar.

Diseño de planos.

Son la arteria desde la que nace y fluye la vida del proyecto. Algunos estudios como nosotros, incluímos además el plano de iluminación (del que hablamos recientemente en otro post) como un complemento vital.

Infografías.

¿Porqué conformarte con imaginarlo cuando en realidad puedes verlo hasta el punto de ser casi real? El software actual de diseño 3D es tan real que puedes visualizar de manera absolutamente fidedigna de cómo será el resultado.

infografa-protectos-interiorismo-dimensi-on

El valor añadido del proyecto desarrollado por un profesional

Cuando contratas a un interiorista no sólo es una persona que sabe dibujar planos y lanzar ideas. Cuando valores si necesitas de sus servicios, ten presente los siguientes aspectos:

  • Formación. Un interiorista es un posee una cualificación que ha recibido gracias a una serie de años de estudio. La nuestra es además una profesión que requiere de una actualización constante. La arquitectura de interiores es tendencia y es parte del cometido de quienes nos dedicamos a esto, estar al día de lo que se cuece en nuestro gremio en beneficio del cliente. Es necesario por tanto tener inquietud investigadora.
  • Conocimiento del medio. Trabajar e interaccionar con otros profesionales, le convierte en un experto no sólo en cuestiones diseño sino que aporta una visión global que incluye al resto de oficios implicados.
  • Herramientas profesionales. Existen una serie de herramientas cuyo manejo ayudan al arquitecto de interiores a potenciar su trabajo al máximo. Son además cruciales en un entorno y un mercado cada vez más profesionalizado y exigente.
  • Experiencia. Es un grado y el motivo por el cual solemos acudir a un profesional, muchas veces recomendado o con buenas referencias..

Cercanía y escucha activa

De nada sirve ser un profesional acreditado si, si el cliente no se siente identificado en la propuesta o el resultado final. Todo proyecto lleva laf la seña de identidad de quien los concibe y diseña. Es por ello que el cliente  debe sentirse escuchado y representado. Puede que sus ideas no sean materializables, que sean mejorables, pero la obligación del estudio de interiorismo es orientarle, explicarle lo que es factible y lo que no.

Es necesario un punto de humildad y cercanía por parte del interiorista. Pero también un punto de confianza en el profesional. La mejor manera para llegar a un entendimiento es mantener un diálogo fluido, sin posturas férreas e inamovibles por ambas partes.

Anticipación y planificación como clave del éxito

Los proyectos de diseño de interiores conllevan unos tiempos. Nuestro consejo es hay cosas que han de ejecutarse en el momento en el que se trabaja en ellas Aspectos que involucren a los oficios deben ser acometidos simultáneamente para ahorrar tiempo, dinero,  y molestias.

No tiene mucho sentido abrir una roza para una acometida eléctrica una vez que hemos pintado. La planificación, anticipación y la previsión son aspectos que el interiorista, lo cual queda reflejado pertinente en el toda la documentación del proyecto. La anticipación es fundamental para minimizar las incidencias. Lo mismo ocurre con la disposición del mobiliario para ubicar adecuadamente los enchufes de manera que no estorben y poder ocultarlos en lo posible.

 

protecto-interiorismo-obra-nueva-dimensi-on

 

El presupuesto de un proyecto de interiorismo

Toda propuesta debe estar vinculada a un presupuesto. Es importante saber de cuánto de cuánto dinero dispone el cliente. En Dimensi-on entregamos un presupuesto de proyecto y a su vez, una estimación del importe de la obra: oficios implicados, materiales, etc.

Una de las preocupaciones pero también una de las obligaciones de cliente es saber cuánto cuesta el conjunto de una obra. Si tiene la certeza de los precios y de cuál es su techo de gasto, es más fácil evitar malos entendidos y gastos imprevisto

Hecho ésto existen aspectos que pueden reconsiderarse. Veámoslo mejor con un ejemplo. En ocasiones un cliente solicita un presupuesto para el mobiliario y tiene predilección por una marca o modelo concreto. Es una variable aleatoria ya que un mueble original puede costar 3.000 € mientras que hay réplicas que se pueden adquirie por 600 €. Si anteriormente se ha trazado un límite de gasto, es más sencillo ponderar y equilibrar las partidas.

Lo fácil es disparar con pólvora ajena.  Sabemos de la importancia de trabajar con un presupuesto y aunque el cliente tenga posibilidades económicas, no es necesario lapidar hasta el último céntimo. Su ahorro es su satisfacción y por tanto, un beneficio para el interiorista que verá como su confianza y buen hacer se ven recompensados.

¿Cuánto cuesta un proyecto de interiores?

Se parte de un presupuesto y la identificación de las necesidades del cliente. Para ello se establecen reuniones. La importancia de la comunicación es vital así como la mutua confianza. Un buen interiorista orienta al cliente en la dirección que mejor satisfaga sus intereses, no al del propio estudio. Trazando una analogía, es un vínculo similar al de la relación de certidumbre entre médico y paciente.
Los profesionales del interiorismo prestamos servicios. De nada sirve vender o recomendar algo innecesario, por el mero lucimiento del profesional o para abultar el presupuesto. No es algo que funcione a largo plazo. Quienes trabajamos en este sector sabemos del valor de las recomendaciones y su importancia. Un cliente satisfecho, bien asesorado y que ve que miras por su dinero como si fuese el propio, es un cliente fidelizado.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.