Luz a raudales

Esta vivienda emplazada en la emblemática zona de Arturo Soria en Madrid, contaba con la gran ventaja de tener una excelente entrada de luz natural, puesto que da a dos fachadas. Sin embargo la distribución era sinuosa, con muchos pasillos y tabiques lo que imposibilitaba que la claridad fluyese,

Por este motivo procedimos al diseño de una nueva distribución con dos objetivos principales: ampliar los espacios para hacer zonas mucho más cómodas en términos de habitabilidad y funcionalidad, y aprovechar las virtudes que de cara a un proyecto de interiorismo supone la abundancia de luz.

A fin de separar los espacios con carácter eventual pero no aislarlos, el paso de la cocina al salón está franqueado por una puerta corredera que normalmente suele quedar abierta, y que se cierra a conveniencia según las situaciones. De esta manera logramos que la luz a dos fachadas del piso, transitase de una parte a otra de casa.

Queríamos darle un aire cosmopolita al salón por lo que cubrimos las paredes con un falso revestimiento simulando ladrillos de Panespol, el cual además pintamos en blanco. Inspirado en los aires neoyorquinos, colocamos un cartel luminoso de Coca-Cola en neón y dejamos algunas vigas en hormigón visto con un aire industrial para aumentar su realismo.

La cocina parece realmente más grande de lo que en verdad es. Esto se debe a la luz y al hecho de que levantamos una zona de lavadero totalmente oculta que no se aprecia a simple vista, donde se guardan y ubican lavadora, secadora, escobero, productos de limpieza, cubos de basura y el cesto de la ropa sucia.

Para darle un toque de calidez vestimos la pared con un papel pintado de Gastón y Daniela de motivos botánicos y pintamos el radiador original de la casa de hierro fundido, en un color verde carruaje.

Otra de las necesidades imperiosas en el proceso de planificación y reforma del inmueble era hacer dos baños a partir del de único existente. Los lavabos son de Bathco, los grifos de Grifería Tres y el papel del baño de invitados es un diseño de Designers Guild.

Además del dormitorio principal, a partir de una antigua habitación levantamos otros dos cuartos independientes más pequeños pero completamente equipados, prestando todo el servicio con una cama, un armario y un escritorio sin apreturas.

Como siempre en nuestros proyectos intentamos minimizar la presencia de pasillos en favor de otras utilidades más prácticas y aprovechables. Frente a los escasos 2 metros del corredor que comunica con el dormitorio de matrimonio, en esta habitación hay un armario de 7 metros de línea.

Una de las licencias que nos permitimos para hacer algo distinto y original, fue prolongar el laminado del suelo ascendiendo por la pared hasta llegar al techo, haciendo las veces de cabecero de cama.

Fecha

1 septiembre, 2017

Categoria

Viviendas