Por qué un estudio de interiorismo no es una empresa de reformas

 

Interiorismo y reformas no son sinónimos. Existe una evidente confusión sobre el perfil y el rol desempeñado por los respectivos equipos humanos y profesionales detrás de la ejecución de toda obra. Veamos y analicemos el porqué.

El hecho de ambos pertenezcan al gremio de la construcción es una de las principales causas por las que se identifica indistinta y por tanto erróneamente, a una ocupación con la otra. Sin embargo hay numerosos matices que distinguen y que debes conocer para saber a qué tipo empresa acudir, según tus necesidades

Diferencias entre interiorista y reformista

Una empresa de reformas se encarga de la ejecución de la obra como parte del proceso de remodelación. Suministra la mano de obra la cual forma parte de su plantilla o externalizando parte del trabajo en colaboración con los distintos oficios: albañiles, pintores, empapeladores, electricistas, ebanistas, fontaneros…

Los estudios también ofertan reformas parciales o integrales como parte de sus servicios, pero no disponen de una cuadrilla propia de oficiales que realicen dichas tareas. O bien subcontratan el servicio o lo hace el propio cliente. Su verdadero cometido por el contrario, es el diseño, planificación y/o dirección de la reforma como parte de un proyecto de interiores, supervisándola y coordinándola para llevarla a buen puerto.

 

proceso-de-reforma-vivienda-por-dimensi-on-estudio-de-interiorismo-01

 

En resumen, tanto los reformistas como los interioristas están capacitados para orientar y aconsejar al cliente, dando respuestas y soluciones a sus demandas: desde la elección y el suministro de materiales a una posible distribución de espacios. Pero el punto diferenciador entre uno y otro, es el proyecto de interiorismo como ya explicamos en un post anterior.

Haciendo una analogía, es como organizar una boda directamente con el restaurante (en este caso el reformista) o por el contrario, contratar a un wedding planner (el estudio) el cual se encarga de hasta el más mínimo detalle.

El dilema del proyecto

Cuando un cliente acude a un interiorista pensando en pedir información y presupuesto para una reforma suelen darse dos escenarios posibles. El primero es que conozca bien los servicios que proporciona un estudio y entiende que ha de pagar por ellos al margen de la ejecución de la obra, los oficios implicados y los materiales. En el extremo contrario está la percepción de que se trata de un sobrecoste. No lo es.

Ya explicamos en un post anterior qué es y para qué sirve un proyecto de interiorismo. Este es precisamente el quid de la cuestión y más concretamente. No es raro que el cliente no entienda por qué se le “cobra” y “por qué ha de pagar” por ello sin él tan sólo quiere resolverla rehabilitación o la remodelación de una cocina, mientras que la empresa de reformas se pone a trabajar sin necesidad de este plus.

Mucho más que planos e infografías

La elaboración de toda la documentación de un proyecto de interiores (planos, plano de iluminación, infografias render 3D, estudios e informes) no puede ser percibida como parte del paquete incluída en el precio de la reforma. Es un servicio adicional y por tanto, tiene asociado un coste que es en realidad una inversión en beneficio del propio cliente.

plano-proyecto-reforma-fontaneria-estudio-de-interiorismo

 

La aparición de las nuevas tecnologías facilita una mejor presentación de estos soportes pero su análisis, diseño y planificación conlleva mucho más trabajo y especialización del que aparentan. Dominar estas herramientas requiere tiempo, experiencia y son necesarios  conocimientos específicos. No por intuitivo el software quiere decir que sea sencillo.

Pongamos un ejemplo. Por muy buena que sea una cámara fotográfica la magia de las grandes instantáneas no solo está en su óptica, sino a través del ojo de quien mira por ella y pulsa el disparador. Ése es precisamente elemento de valor añadido del interiorista.

Al igual que las empresas de reformas hacen uso de su experiencia y aprendizaje al levantar tabiques o alicatar un baño, los interioristas ponen a disposición de sus clientes su formación y conocimientos para llevar la reforma a un nivel superior de excelencia y estética.

El precio de la atención personalizada

Un proyecto de interiorismo es algo más que cambiar las puertas, renovar el suelo, hacer una instalación eléctrica, cambiar el plato de ducha de un aseo o pintar un piso. Su utilidad reside en conseguir un grado de personalización, de mimo por el detalle y un  equilibrio en el conjunto incluyendo la decoración final: telas, confecciones, mobiliario, complementos, adornos, lámparas, electrodomésticos y así hasta donde ambas partes (cliente y estudio) acuerden.

Este nivel nivel de customización, atención y gestión integral es lo que se conoce como proyectos llave en mano. Cuando pidas un presupuesto para saber el precio de la reforma de tu casa, remodelar tu cocina, actualizar tu dormitorio o cambiar el baño debes tener presente cuánto y hasta dónde te quieres implicar en la misma.

 

proceso-de-reforma-vivienda-por-dimensi-on-estudio-de-interiorismo-02

 

Trabajando a pie de obra

Que tu sueño e ilusión no se conviertan en una pesadilla que se alargue en el tiempo, tiene un nombre: dirección de obra. Ése es precisamente otro de los servicios de los estudios de arquitectura de interiores: pagas para delegar en un equipo de profesionales experimentados con el fin de que se encargue de absolutamente todo, en beneficio de tu comodidad y tranquilidad.

Un buen ejemplo sería la diferencia entre ir por nuestra cuenta al gimnasio y que un monitor nos de una serie de pautas para ponernos en forma, frente a ejercitarse con un entrenador personal. Los resultados, obviamente, serán por tanto distintos.

Las ventajas de contar con un interiorista para tu reforma

La casas viejas y los inmuebles antiguos ofrecen muchas posibilidades a la hora de enfrentarse a una remodelación parcial o completa. Hemos hablado antes de la decoración y los detalles, pero el aprovechamiento y optimización de los metros cuadrados disponibles junto con recursos como la orientación de la vivienda, la entrada de luz natural, la ubicación de los muros de carga y existencia pilares maestros son algunos de los muchos factores clave para la distribución de espacios en el diseño de interiores.

En el caso las reformas de locales comerciales y oficinas, los procesos de renovación y saneamiento para negocios están además sujetos a una estricta normativa que lleva asociada una copiosa y cumplida documentación. Su desarrollo ha de estar tutelado por un arquitecto o bien por un estudio de arquitectura de interiores. 

 

proceso-de-reforma-vivienda-segun-por-dimensi-on-estudio-de-interiorismo-02

 

Conclusión

Ante todo queremos dejar claro nuestro respeto y máxima consideración profesional por las empresas de reformas.  Como interioristas no nos consideramos mejores ni más cualificados, sencillamente cada uno tenemos un perfil profesional bien definido y diferenciado. La elección final es una decisión del cliente.

Nuestro consejo es que debes tener claro cuáles son tus objetivos y en función de ellos, contratar a un profesional u otro. En fondo no hay reforma pequeña si eres un profano en la materia y lo ideal es que acudas siempre a un especialista. Según tus demandas y expectativas, deberías plantearte si necesitas un proyecto de interiores y quién se ocupará de cuestiones tan importantes como las visitas a pie de obra.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.